BLOGCULTIVOSHÓRTICOLAS

LA INDUSTRIA OBTENTORA DE SEMILLAS NUTRE EL MERCADO DE NUMEROSAS VARIEDADES HORTÍCOLAS

Depende de qué parte de la planta consumamos, las hortalizas se subdividen en: hortalizas de raíz, como la zanahoria; hortalizas de bulbo, la cebolla; hortalizas de tallo, espárragos; hortalizas de hoja, lechuga; hortalizas de flores, coliflor; u hortalizas de fruto, tomate.

Las semillas de variedades hortícolas, así como los semilleros que se cultivan a partir de dichas semillas, se distribuyen principalmente a los agricultores profesionales que producen verduras frescas y a los procesadores de alimentos. Además, también pueden llegar a cultivadores aficionados a través del sector de consumo al por menor.

Los consumidores, con sus hábitos de consumo locales específicos, poseen preferencias por variedad hortícola. Así, cada especie hortícola tiene una amplia diversidad de formas, colores y sabores, que no sólo están influenciados por los consumidores sino también por las innovaciones aportadas por los investigadores de semillas. Rábano redondo o de medio largo, melón blanco o de pulpa color naranja, lechuga Batavia o mantecosa, da igual lo que prefieras, la industria lo tendrá en cuenta.

Pero no sólo se investigan variedades para satisfacer los gustos de los consumidores. Las especies hortícolas se cultivan en multitud de condiciones climáticas y agronómicas, lo cual requiere variedades adaptadas. No es lo mismo producir tomates en campo abierto que en invernaderos de plástico, las características agronómicas son muy diferentes y específicas.

Todo esto impulsa a las empresas obtentoras a explorar la biodiversidad de cada cultivo, enriqueciéndola mediante la introducción de nuevas funciones en sus variedades. Así, el sector de las semillas hortícolas aporta al mercado cada año cientos de nuevas variedades que se adaptan a las necesidades locales específicas y que benefician a los agricultores y a los consumidores. El valor estimado del mercado de las semillas hortícolas de la Unión Europea es de 800 millones de euros, con un crecimiento constante del 3-8%. Estas semillas producen hortalizas con un valor de 27 mil millones de euros a nivel de usuario final (el consumidor). En España, el sector obtentor de semillas hortícolas factura anualmente 295 millones de euros, dando empleo a 1.590 personas de las cuales 828 son personal cualificado en I+D+i (http://www.anoveblog.es/espana-en-la-cresta-de-la-ola-del-obtencion-vegetal-horticola/)

En el último siglo, la obtención vegetal hortícola ha experimentado toda una evolución. Ya no sirve con el simple proceso de selección y reproducción local en masa de plantas individuales, ahora se trata de una disciplina compleja que involucra diversos ámbitos científicos. En las últimas décadas, las técnicas de laboratorio se han abierto paso para determinar con mayor precisión los caracteres específicos, identificar las cualidades organolépticas, los ensayos contra plagas y para acelerar los procesos biológicos.

Todas estas mejoras han supuesto una contribución significativa al crecimiento continuo del consumo de verduras en la Unión Europea. La industria obtentora evalúa constantemente las necesidades de toda la cadena alimentaria, dando a los agricultores soluciones óptimas y sostenibles respecto a las semillas, y satisfaciendo las expectativas de los distribuidores y consumidores.

Si quieres saber más sobre hortícolas, consulta el Factsheet de la ESA en el siguiente enlace: http://web.anove.es/media/Factsheet-Vegetables.pdf

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *